UNA ASTRÓNOMA ARGENTINA EN LA UNIVERSIDAD DE ARIZONA

Por: Miguel Alejandro Sánchez Peña

María Jimena Rodríguez, doctora en astronomía por la Facultad de Ciencias Astronómicas y Geofísica de la Universidad Nacional de La Plata e investigadora del CONICET, trabaja en el Instituto de Astrofísica de La Plata (IALP) como becaria postdoctoral. Ganó una beca de la Universidad de Arizona, Tucson, EE.UU. en julio de 2022. Su investigación se basa en la observación de las galaxias más lejanas y antiguas, que datan de cuando el universo era muy joven.

La científica en el Observatorio Steward – Universidad de Arizona/Créditos: Leonardo Paredes

La investigación de la Dra. Rodríguez consiste en analizar las observaciones infrarrojas con el telescopio James Webb, el más potente construido que está en órbita alrededor del sol. Posee un espejo de 6.5 metros, y uno de sus principales objetivos es la observación de las galaxias más lejanas y las más antiguas, que datan de cuando el universo fue muy joven. El instrumento trabaja también en el estudio de las atmósferas de los exoplanetas y el descubrimiento de su composición, además de buscar las regiones de formación estelar que se encuentran ocultas entre las nubes de gas y polvo.

Telescopio James Webb NGC 628. créditos: PHANGS/ NASA / ESA / CSA / Judy Schmidt

La noticia publicada en la página web del CONICET – UNLP menciona: “Con datos del telescopio espacial James Webb, una investigadora del CONICET halló cúmulos de estrellas ocultos. Se encuentran en una galaxia ubicada a 60 millones de años luz de la Tierra. La astrónoma María Jimena Rodríguez encabezó el trabajo que se publica en la revista Astrophysical Journal Letters. La profesional se especializó en los cúmulos estelares “cúmulos abiertos”, que son grupos de estrellas que nacieron juntas y están envueltas en nubes de gas molecular y polvo, por lo que están escondidas en el interior de esa nebulosa y no pueden ser observables con la luz visible, necesitan de un telescopio de mayor alcance, como el James Webb.

Con los datos y la técnica usados con este telescopio, la Dra. Rodríguez, junto a un grupo internacional de astrónomos, pudo descubrir cúmulos estelares jóvenes ocultos en la nebulosa de la galaxia NGC 7496, que se encuentra a 60 millones de años luz de la tierra.

Los investigadores de la Universidad de Arizona diseñaron las cámaras y algunos de los instrumentales a bordo del mencionado telescopio que, con el infrarrojo cercano y el medio, tiene la capacidad de captar la luz que con nuestra visión o con el telescopio espacial Hubble no se puede. Con esta tecnología, los expertos tuvieron la posibilidad de ver galaxias muy antiguas, de cuando el universo era muy joven, y muy distintas a los modelos actuales de evolución.

El James Webb revolucionó el conocimiento científico gracias a su potencia para ver la luz infrarroja, lo que permitirá hacer un registro de los planetas más allá de nuestro sistema solar que tengan posibilidades de ser habitables y, así, como comentó la Dra. Rodríguez, constatar las observaciones con los modelos que hay de la evolución de las galaxias.

Telescopio James Webb NGC 1365 PHANGS/ NASA / ESA / CSA / Judy Schmidt

La tesis doctoral de María Jimena se desarrolló en el tema “Estudio de agrupaciones estelares jóvenes en galaxias cercanas”, en la que analiza: “Las agrupaciones estelares jóvenes han sido objetos reconocidos desde hace tiempo como laboratorios ideales para la investigación astrofísica. Ellas constituyen una muestra significativa de estrellas que comparten un origen común, ya que fueron formadas de manera casi simultánea de la misma nube molecular. Por lo tanto, se trata de estrellas de aproximadamente la misma edad y composición química, que abarcan un rango amplio de masas, y se encuentran esparcidas en un volumen relativamente pequeño del espacio”.

La Dra. Rodríguez, nos comento  que actualmente  está trabajando en las Imágenes del James Webb con 4 de las 19 galaxias. Estas cuatro se llaman NGC 7496, NGC 1365, NGC 628 y NGC1566.

Un futuro prometedor para esta joven científica argentina.

5 comentarios en “UNA ASTRÓNOMA ARGENTINA EN LA UNIVERSIDAD DE ARIZONA”

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio