La empresa europea Airbus ha desarrollado UpNext DragonFly, un demostrador inspirado en la increíble visión y capacidad de vuelo inteligente de la libélula. DragonFly ha entrado en su fase de prueba, dónde se evaluará su capacidad de ruta de vuelo, tecnología de aterrizaje automatizado y tecnología de asistencia al piloto.

Cuando se trata de seguridad, la mejora continua es la clave. ¿Y qué mejor para inspirarse que el maravilloso mundo natural? Desde la ingeniería biológica o biomimética, Airbus, ha llegado a muchas soluciones creativas, diseños de punta de ala como los sharklet —que reduce la resistencia—, hasta el demostrador fello’fly que imita el vuelo de “formación de los gansos de nieve” para mejorar el rendimiento.

Demostrador UpNext Dragonfly

El último demostrador de Airbus en usar biomimética es DragonFly. Al igual que una libélula, este nuevo equipamiento tiene una capacidad de visión en 360° y puede reconocer puntos de referencia para definir sus límites territoriales. Además, está diseñado para revisar e identificar características en el paisaje que le permita a la aeronave “ver” y maniobrar con seguridad dentro de su entorno. Estas innovaciones pueden ofrecer un adicional en seguridad, particularmente en el contexto de operaciones de emergencia. En la improbable situación en la que una tripulación no pueda controlar la aeronave, DragonFly puede redirigir el vuelo al aeropuerto más cercano y facilitar un aterrizaje seguro.  

¿Cómo funciona? 

DragonFly podría cambiar las reglas del juego cuando se trata de eliminar el riesgo de las operaciones de emergencia. Está centrado en tres áreas claves, cada una de las cuales se basa en una combinación de datos capturados durante el vuelo y un vasto corpus de información de vuelo para promover la toma de decisiones automatizada pero inteligente. 

El demostrador, ofrece una solución para garantizar un vuelo y aterrizaje seguro. Si la tripulación no puede controlar la aeronave, la función a bordo detecta el problema y selecciona automáticamente el aeropuerto más adecuado para redirigir el vuelo. 

Pero, por supuesto, las rutas de vuelo y los factores externos son complejos y cambiantes. Una libélula escanea su entorno y en consecuencia, adapta su viaje.  El demostrador hace prácticamente lo mismo, teniendo en cuenta factores externos como las zonas de vuelo, el terreno y las condiciones climáticas al elegir dónde aterrizar. Pero a diferencia del insecto, el DragonFly se beneficia de una comunicación constante entre la aeronave, el Control de Tráfico Aéreo y el Centro de Control de Operaciones de la aerolínea para un enfoque seguro y coordinado.

Isabelle Lacaze, directora del demostrador DragonFly, Airbus UpNext, relató: Al igual que las libélulas, el demostrador de Airbus, puede reconocer puntos de referencia que ayudan a definir límites, equipado con tecnología de detección y software de última generación, capaz de gestionar operaciones en vuelo y aterrizaje. El demostrador DragonFly ha sido posible gracias a la cooperación dentro de la comunidad de ingenieros de Airbus y con nuestros socios externos de confianza, y esperamos con ansias los conocimientos que brindará esta etapa final de prueba.

Un aterrizaje seguro y automatizado en cualquier aeropuerto del mundo

Estas innovaciones allanan el camino en el aterrizaje automático (de ser necesario) o pueden personalizarse de acuerdo con las habilidades de vuelo del piloto para liberarlo de procesos adicionales en caso de emergencia o situación crítica. 

Con el tiempo, las innovaciones de DragonFly, podrían permitir que el avión aterrice en cualquier aeropuerto del mundo, independientemente de la tecnología de equipos de tierra para el aterrizaje automático.

El aspecto final del demostrador, incorpora tecnología de asistencia al piloto para ayudar a la tripulación a administrar la guía e instrucciones de rodaje, incluidas la navegación y la vigilancia, lo que les permite concentrarse en otras tareas importantes.

DragonFly ha entrado en los últimos tres meses de su fase de prueba que permitirá a Airbus UpNext actualizar o confirmar la tecnología con vistas a integrar mejoras en futuros programas. 

Fuente y foto: Airbus

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *