El granizo es una verdadera catástrofe climática para la agricultura y la vida en la región de Cuyo, por tales motivos en la provincia de Mendoza se desarrollaron diferentes tecnologías para reducir el impacto del mismo y sus efectos dañinos. La institución pionera fue la Comisión Nacional de Investigaciones Espaciales (CNIE), dependiente de la Fuerza Aérea Argentina, que diseñó el Programa Nacional de Lucha Antigranizo (PNLA).

Por: Miguel Alejandro Sánchez Peña

Fuente: https://www.smn.gob.ar/revista-meteoros/el-vino-y-el-hielo-una-relaci%C3%B3n-tormentosa

Durante el período estival, la lucha antigranizo se encuentra en su momento de mayor acción, esto se debe a que en la zona cordillerana se genera una situación de intensa formación de nubes denominadas “Cumulus Nimbus”, generadoras del granizo, tan dañino para la vitivinicultura y la agricultura en la región de Cuyo.

En la actualidad, la lucha antigranizo está a cargo de la empresa Aeronáutica de Mendoza (SAPEM), proveedora de aeronaves, en conjunto con la Dirección de Agricultura y Contingencias Climáticas del Ministerio de Agroindustria del Gobierno de Mendoza, que aporta los radares meteorológicos. De esta manera, desde aviones con bengalas, ubicadas en las alas, y cartuchos eyectables, se “siembra” yoduro de plata en los Cumulus Ninbus.

Haciendo historia…

La lucha antigranizo tiene como antecedente las jornadas científicas realizadas en Mendoza en el año 1969, con la participación de Estados Unidos, la Unión Soviética, Alemania Federal, Italia, Francia y México.

Por ese entonces, era imprescindible conocer la física de las nubes y la evolución de las tormentas en las zonas del país más afectadas por el granizo (fenómeno meteorológico característico por precipitaciones de gran intensidad y breve duración).

Por estos motivos, se trabajó sobre dos métodos para encarar la lucha antigranizo, uno activo, y el otro pasivo. En el primero se utilizaron cohetes o aviones; en tanto en el segundo, se implementó la utilización de una malla antigranizo para cubrir los cultivos.

Cohete nacional de lucha antigranizo en rampa de lanzamiento

En esta oportunidad, aeroespacio dialogó con el doctor en abogacía Gustavo Marón, uno de los creadores del modelo de gestión estatal del servicio antigranizo en 2005, quien dio algunas precisiones sobre este tema: “Este sistema de siembra con aviones, fue el más flexible, económico y eficiente de todos los presentados en las jornadas de lucha antigranizo. Eso no estaba claro en aquel tiempo, por lo que una importante parte de los especialistas se volcaron por la implementación del sistema de cohetes, que por entonces estaba en su etapa experimental”.

¿Cómo se desarrollaron ambos métodos?

Tanto en la técnica de los aviones como en la de los cohetes se proponía utilizar yoduro de plata, para favorecer la propiedad de unirse o fundirse el agua, súper enfriada de las nubes, y generar así la llamada `competencia beneficiosa´, convertir al granizo en granos más pequeños en lugar de las grandes piedras que se forman por naturaleza. En ambos casos se utilizaba la guía de un radar meteorológico para guiar a los aviones o cohetes en la zona de siembra – área de succión de aire de la nube del tipo Cumulus Nimbus-. En el caso de los aviones, el radar de tierra se completaba además con la visión del radar meteorológico de a bordo“.

¿Cómo se decidió el método a implementar?

En 1969, cuando se celebró en Mendoza la primera conferencia científica para abordar la Lucha Antigranizo. Estadodos Unidos y Rusia presentaron las ventajas de ambos métodos (aviones y cohetes). En comparación, parecía más efectivo el método soviético, por lo que Argentina optó por él, con cohetes diseñados y fabricados por el Instituto de Investigación Aeronáutica y Espacial (IIAE) dependiente de la Fuerza Aérea Argentina y la Universidad Nacional de Córdoba (UNC)”.

” De esta manera, la CNIE inició su plan nacional de lucha antigranizo de forma experimental, en San Martín, provincia de Mendoza.

¿Qué rendimiento tuvieron?

Cuando los cohetes nacionales comenzaron a ser lanzados desde la Base Experimental San Martín, se comprobó que bajo ningún concepto alcanzaban el rendimiento antigranizo declamado por los rusos. Y no porque fueran malos cohetes, de hecho eran muy superiores a los rusos, sino porque los rusos habían mentido en los números en 1969″.

Tiempo después la lucha antigranizo siguió con cohetes rusos, ¿Cómo pudo pasar esto?

Entre 1984 y 1997 se continuó con el sistema de cohetes, pero completamente rusos. Hasta los edificios se construyeron a partir de planos rusos. El sistema se derrumba, desde el primer año porque no era sostenible económicamente. Y es que toda la matriz de cohetería rusa había sido desarrollada en función del esquema económico de la Unión Soviética, es decir, una economía dirigida en la cual el rédito o la ganancia no eran importantes para nada, porque todo lo manejaba el Estado (a pérdida)

¿ Cómo se continuó?

” En 1997 aparecieron nuevamente los norteamericanos, concretamente la empresa privada Weather Modification Inc, y mostraron que era posible defender los tres oasis productivos de Mendoza (unas 300 mil hectáreas) con menos del costo que demandaba la defensa con cohetes para uno solo de ellos. Los aviones entrañaban menos plata, menos insumos, menos gente y mayor efectividad. Por entonces, la siembra con aviones terminó siendo la más efectiva porque permitió lograr una rendimiento de hasta el 50 % (a veces más) contra el consumo de mucho menos productos químicos, con menos gente y dosificando la cantidad de los mismos, algo muy importante para el medio ambiente. Pero además la siembra con aviones resultó ser muchísimo más barata y allí estuvo en definitiva la clave“.

Aviones y sus bengalas

¿Es efectiva la actual lucha antigranizo?

El actual modelo de siembra aérea con aviones es efectivo, la empresa Aeronáutica de Mendoza S.A. ha demostrado estar a la altura de las circunstancias y, después de diecisiete años de su implementación, el modelo de defensa aérea ha demostrado ser robusto. Por sobre todas las cosas, se logró y conservó una matriz de personal técnico argentino, algo que nos importaba mucho al momento de crear el modelo en 2005. De algún modo, ese fue un tributo a quienes empezaron esta historia en la década de 1970, entre ellos el brigadier Miguel Sánchez Peña, porque estaban comprometidos con la creación de un sistema nacional, formado por profesionales argentinos. Alguna vez expresé que la Lucha Antigranizo es un sistema tecnológico contra un fenómeno meteorológico en un contexto político. Hoy podría agregar a esa definición los conceptos de economía y sustentabilidad ambiental, porque ningún proyecto moderno es viable sino es autofinanciable y amigable con el medio ambiente“.

Fuentes:

*Entrevista al Dr. Gustavo Marón

*Consideraciones sobre un Plan Nacional de Lucha Antigranizo en Meteorológica VOL. II 1971 Nos. 1.2.3

*Pagina web Dirección de Agricultura y Contingencias Climáticas (DACC)

*Trabajo: Descripción estructural y operativa del sistema de mitigación del efecto del granizo sobre los cultivos de la provincia de Mendoza en VII Congreso Argentino de Tecnología Espacial, Mayo 13-17-2013 Mendoza, Argentina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *