Por Lic. María Alejandra Sonzini

Durante los últimos días del mes de mayo, la compañía Boeing entregó a la Fuerza Aérea de los EE.UU. la unidad número 59 del KC-46A “Pegasus”, el avión cisterna más nuevo del mundo recién aprobado para operar en diferentes terrenos. 

El KC-46A está calificado para realizar reabastecimiento de combustible en vuelo (aire-aire) del 85% de los aviones receptores en la flota, incluidos los cazas furtivos de quinta generación, como así también, operar de manera rápida y efectiva en aeródromos más pequeños y avanzados que suelen tener pistas cortas, estrechas, con poco espacio de rampa y menos recursos sobre el terreno.

Operativos de reabastecimiento en vuelo. Durante los meses de marzo y abril, cuatro “Pegasus” fueron desplegados en la Base Aérea de Morón, España, y participaron en ejercicios diseñados para mejorar el sostenimiento y desarrollo operativo. Cabe mencionar que en esa oportunidad, el KC-46A de la Air Force Estadounidense, reabasteció de combustible por primera vez a un avión receptor internacional, suceso de gran importancia para la interoperabilidad de la flota. 

Pegasus para combate ágil en aeródromos pequeños y austeros. Otras de las pruebas en las que se demostró su capacidad operativa fue durante el pasado mes de febrero, en el ejercicio anual multinacional en Cope North, Isla de Guam, del que participaron las fuerzas estadounidenses, australianas y japonesas. En dicha instancia, comprobaron que este avión, al ocupar menos espacio en tierra, puede operar de manera rápida y efectiva en entornos austeros y pequeños, con mínimo espacio de rampa. De esta manera, KC-46A permite operar cuando existe la amenaza de climas severos o ataques en donde los bombarderos deben moverse en el menor tiempo posible y con mayor seguridad. “Estamos aterrizando en lugares muy austeros con los aviones cisternas más nuevos del mundo, aplicando técnicas de dispersión que tendrán un impacto estratégico”, declaró el capitán Jack Rush, del Escuadrón de Reabastecimiento Aéreo 344 de la Fuerza Aérea de los EE.UU. 

Transportero rápido para la movilidad. Otra de las facetas del KC-46A multimisión incluye el ser transporte de carga, pasajeros y personal aeromédico, albergando un 30 por ciento más de pacientes que el KC-135 Stratotanker.

La conectividad del KC-46 lo convierte en un activo crítico para la interoperabilidad ya que sus sistemas brindan datos inigualables a través de conexiones a redes más extensas con el Departamento de Defensa. Esos enlaces permiten que las aeronaves sin esas capacidades obtengan actualizaciones de la misión en el lugar de los comandos que conducen la misión.

Asimismo, los Equipos de Defensa de Misión de la Fuerza Aérea norteamericana, que protegen sistemas como el KC-46A, funcionan en entorno de base de operaciones principales.

El Pegasus demostró proporcionar un seguro multidominio y confianza en operaciones de combate. Actualmente la Air Force moviliza sus KC-46A “Pegasus” en cinco bases: Base de la Fuerza Aérea Altus, Base Conjunta McGuire-Dix-Lakehurst, Base de la Fuerza Aérea McConnell, Base de la Guardia Nacional Aérea de Pease y Base de la Fuerza Aérea Seymour Johnson.

Fuente y foto: Boeing

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.