Un grupo de cuatro estudiantes de cuarto y quinto año del Centro de Educación Técnica Nro. 30 de Cipolletti, Río Negro, fue distinguido entre 900 participantes, en el marco de la competencia nacional CanSat.

Esta iniciativa internacional impulsada por la NASA y la Agencia Espacial Europea, entre otras, propone a estudiantes construir una carga útil, cuyo tamaño no supere al de una lata de gaseosa. De allí, el término CAN (lata) y SAT (satélite), por sus siglas en inglés.

El proyecto denominado “Messi”, que significa Misión Espacial Satelital Sur Init (inicio), tiene como objetivo detectar zonas con alto riesgo de sufrir incendios forestales. El grupo está conformado por Francisco González, a cargo de la programación de la estación terrestre; Luka Hugon, que se ocupa de la programación del satélite; Tiziana Bouzon, encargada de la difusión y marketing y Valentin Sario, responsable del diseño del proyecto.

González explicó que “el desafío es que el satélite esté dentro de una lata de gaseosas y la primera misión consiste en medir la presión, la humedad y la temperatura”. La segunda meta es medir la biomasa de la zona y así identificar cuáles son más propensas a incendiarse.

En el ascenso y descenso es cuando se realizan las mediciones de temperatura, presión, humedad y rayos UV. Además, se tomarán fotografías de la biomasa que serán trasmitidas desde la lata a la tierra. A partir de allí, se realiza una telemetría de las mediciones. Por último, las imágenes de las fotografías se obtienen al recuperar el CanSat, que posteriormente será analizado con un software libre.

Entre las especificaciones de la convocatoria, figuran las medidas que deben tener los artefactos: 5 cm de diámetro por 15 de alto, con un peso máximo de 300 gramos, incluyendo el paracaídas. En cuanto al lanzamiento, se realizará en un cohete a escala que asciende unos 300 metros, con un descenso controlado para asegurar el éxito de las misiones.

El director del CET 30, Jorge Benítez, contó que la escuela de Cipolletti integra el grupo de las 22 que recibieron la mención de honor y que consiguieron apoyo y financiación por 70 mil pesos de la Municipalidad de Cipolletti y del Ministerio de Educación para llevar a cabo la iniciativa.

La profesora de Programación y Seguridad Informática, Mirta Urrutia, expresó: “Me parece fantástico que se abran las puertas del instituto de tecnología y desarrollo para el nivel medio porque hay chicos que están expectantes para este tipo de certámenes” y enfatizó que estas “ganas de hacer” moviliza al resto, algo que queda marcado en los chicos “que transitan la escuela con vivencias”.

En la Argentina, la competencia fue organizada por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación a través de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (Conae), para acercar a la juventud a la actividad espacial.

Los grupos que lleguen a la etapa final tendrán la oportunidad de participar en la campaña de lanzamiento de sus CanSat, realizar distintas pruebas y mediciones. El evento de lanzamiento se transmitirá en vivo, a través de los canales oficiales del MinCyT/CONAE.

Fuente: CONAE y Télam

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.