Get Adobe Flash player

La Autoridad de Investigación de Seguridad de la Aviación Civil (BEA) pudo determinar que la causa del accidente fue la manipulación intencional por parte del copiloto para cometer suicidio. La Aeronave Airbus A320-211, con matrícula D-AIPX, se estrelló el 24 de marzo de 2015 a las 09:41 en Prads-Haute-Bléone ocasionando la muerte de 144 pasajeros, 6 tripulantes y la destrucción total de la aeronave.

Andreas Lubitz, alemán de 27 años, era el copiloto de la aeronave. Durante su entrenamiento, sus instructores y examinadores evaluaron su nivel profesional como superior a la media. Tenía su licencia de piloto de avión con tripulación desde febrero de 2014 y contaba con un total de 919 horas de vuelo. El poseía un certificado médico de clase 1, a lo largo de su carrera sufrió algunas restricciones por depresión, y sería invalidado si hubiera una recaída. En diciembre de 2014, el copiloto comenzó con un episodio depresivo psicótico y consultó a varios médicos privados. El 10 de marzo de 2015, fue diagnosticado con una posible psicosis y se recomendó tratamiento psiquiátrico hospitalario, pero Lubitz no contactó con ningún examinador médico aeronáutico. Algunos certificados de baja por enfermedad fueron entregados a Germanwings, pero no todos. Según el informe, "ni las autoridades ni su empresa podrían haber tomado acción alguna para impedirle volar el día del accidente debido a que nadie les informó". Sin embargo, la investigación de la BEA concluyó que el proceso de certificación médica de los pilotos no fue satisfactoria a la hora de impedir que el copiloto ejerciera el privilegio de su licencia. El temor del copiloto a perder su derecho a volar si hubiera informado a un médico aeronáutico, las posibles consecuencias económicas generadas por la falta de cobertura de seguros y la falta de normativas alemanas acerca de cuándo una amenaza a la seguridad pública supera los requisitos de la confidencialidad médica, son factores que pueden haber contribuido a generar esta situación.

El 24 de marzo de 2015 en la fase de crucero del vuelo del accidente, el copiloto esperó a encontrarse a solas en la cabina de vuelo. Entonces, intencionadamente modificó los ajustes del piloto automático para que el avión descendiera. Mantuvo la puerta de la cabina de vuelo bloqueada durante el descenso, a pesar de las solicitudes de acceso realizadas mediante el teclado y el interfono de la cabina. No respondió a las llamadas de los controladores de tránsito aéreo civiles ni militares, ni a los golpes en la puerta. Los requisitos de seguridad operacional que llevaron a diseñar puertas de cabina de vuelo que resistieran una intrusión por la fuerza de personas no autorizadas, hicieron imposible entrar en el compartimento de vuelo antes de que la aeronave impactara con el terreno, en los Alpes franceses.

La BEA ha elevado once recomendaciones sobre seguridad a la OMS, IATA, Comisión Europea, EASA, BMVI y BÄK en relación con la evaluación médica de los pilotos con problemas de salud mental, el análisis habitual de incapacitación en vuelo, la mitigación de las consecuencias de la pérdida de la licencia, la medicación antidepresiva y estado de vuelo, el equilibrio entre la confidencialidad médica y la seguridad pública, y la promoción de programas de apoyo a los pilotos.

 

 

Fuente: BEA

Foto: Logo Germanwings duelo

 

Última Edición

 

 

Acceso Registrados

Eventos

http://aeroespacio.com.ar/modules/mod_image_show_gk4/cache/EVENTOS.aeromodelismo san juangk-is-158.jpglink
http://aeroespacio.com.ar/modules/mod_image_show_gk4/cache/EVENTOS.Ballon Fiestagk-is-158.jpglink
http://aeroespacio.com.ar/modules/mod_image_show_gk4/cache/EVENTOS.Comodoro Rivadaviagk-is-158.jpglink
http://aeroespacio.com.ar/modules/mod_image_show_gk4/cache/EVENTOS.aeroclub esquinagk-is-158.jpglink
http://aeroespacio.com.ar/modules/mod_image_show_gk4/cache/EVENTOS.FADAgk-is-158.jpglink
«
»
Progress bar